A Randazzo lo cascotean de adentro y de afuera

A Randazzo lo cascotean de adentro y de afuera

Mientras el kirchnerismo lo empuja a bajar su candidatura, el exministro del Interior recibe duros cuestionamientos internos y amenazas de fugas. Los que juegan con él le piden que sea más duro en la campaña, y solicitan recursos. Mientras, los que manejan el espacio hablan de mantener la tropa y pensar en el futuro. Las reuniones tensas de las últimas horas, que incluyeron el toreo cara a cara entre Florencio y un candidato seccional de peso.

Compartir

Pocas horas después de finalizadas las PASO comenzaron las lecturas de los escenarios. Con la clara polarización entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, las miradas recayeron sobre el futuro de Un País y el Frente Justicialista Cumplir.

En ese marco, y con las declaraciones de Ricardo Alessandro, intendente de Salto, que optó por acompañar a Florencio Randazzo, y disparó “nos ha firmado un certificado de defunción”, quedó claro que el randazzismo está en estado de ebullición. Eso se evidenció en las tensas reuniones de los últimos días.

El martes, en Salto, los intendentes y referentes de la Segunda sección que están en el Frente Justicialista se reunieron con Juan Zabaleta, el alcalde de Hurlingham. Se escucharon quejas al por mayor, las principales: falta de recursos y una campaña muy liviana por parte de Randazzo.

Los dirigentes, que se la jugaron por una candidatura que desde el vamos arrancó con las expectativas por debajo de los otros tres grandes competidores, quieren dinero para la campaña; y que “el flaco se defina de una vez por todas si quiere ser oposición en serio y a la vez no está de acuerdo con Cristina”, según señaló a La Tecla un randazzista de la primera hora, bastante desencantado.

Los mismos planteos escuchó el jueves Juan Manuel Abal Medina en una cena realizada en Quilmes con dirigentes de la Tercera sección. “Que saque la manteca y empiece a untar el pan”, fue la metáfora que usaron desde las bases para pedir plata e intensificar la campaña.

Además, uno de los reclamos más contundentes es que Randazzo cambie la orientación del discurso, que se plante como opositor, pero que fundamentalmente intente robarle votos a Cristina, y para ello deberá atacarla, algo que el exministro se cuidó mucho de hacer hasta ahora. “Un focus group dio claramente eso, y debe hacerlo”, contó a este medio un integrante del espacio.

No sólo ante emisarios se expresaron las quejas. El propio Randazzo vivió en carne propia uno de los planteos más duros. El diputado Fernando Navarro le cuestionó cara a cara el reparto de las boletas (algunas llegaron demasiado tarde a destino) y el mismísimo manejo de los recursos para la campaña. Testigos aseguran que el dirigente del Movimiento Evita no anduvo con titubeos cuando exigió ser parte de la decisiones de cómo, dónde y cuándo se utilizarán los fondos.

Navarro tampoco habría dejado pasar la oportunidad para enrostrarle al candidato a senador que el Movimiento Evita tenía una logística mucho mayor que la que puede exhibir el chivilcoyano, y que era hora de usar toda esa logística, para lo que se necesita algo más que gente dispuesta.

Esto sucedió el miércoles en una reunión de la mesa chica. Florencio Randazzo estuvo a la cabeza acompañado por los primeros candidatos del espacio como Florencia Casamiquela, Eduardo Bucca, y Juan Manuel Abal Medina, entre otros, además de armadores clave como Julián Domínguez y Alberto Fernández.

Así las cosas, y ante la amenaza latente de que el espacio randazzista pierda algunos alfiles de cara a octubre, comenzó el derrotero de los principales armadores del espacio para mantener a la tropa contenida a pesar del cuarto puesto.

El espacio reconoce que las PASO los han dejado lejos de la competitividad de cara a los comicios generales, y saben que será difícil mejorar la elección. Si bien aspirarán a sumar adhesiones e incrementar en algunos miles de votos el medio millón ya obtenido, el principal objetivo de la campaña es mostrar una nueva marca de cara al 2019.

“Pleno futuro, ni presente ni pasado. Futuro”, sentenció en pocas palabras una de las principales cabezas que tiene el randazzismo. La idea del espacio es “sembrar una semilla de representación en el peronismo”. Cuidado, hacia dentro algunos creen que se debe endurecer la campaña ahora para, al menos, no castigar tan duro a los intendentes que acompañaron, y a los cuales en su gran mayoría les fue mal.

“Los que pelean por los concejos le dan dos semanas al Flaco para que se defina, poruqe la estrategia de campaña hay que cambiarla sí o sí”, insistió una de las fuentes consultadas por La Tecla.

Los más cercanos a Randazzo que hablan de “pensar en el futuro” consideran que el escenario de empate técnico entre Cambiemos y Cristina no arroja el mejor horizonte para la exmandataria, el PJ podría quedar huérfano de líderes de cara al 2019 y la participación como Frente Justicialista Cumplir en estos comicios marca un precedente a favor del exministro.

Si bien aseguran que las afirmaciones de reuniones entre dirigentes de Cambiemos con miembros de Cumplir, o de kirchneristas con randazzistas, son parte de operaciones, el temor por saltos se mantiene vigente.

Por ello lo laderos de Randazzo comenzaron las charlas que tienen como principal objetivo convencer a los propios en hacer una apuesta a futuro. Los primeros en sentarse a la mesa fueron los dirigentes de la mesa chica de la región para que ellos sean portavoces sobre los militantes territoriales.

FuenteLaTecla.Info
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta