Ajuste coyuntural

Ajuste coyuntural

El ajuste como política de Estado, económica y social

Compartir
El Gobierno ejecutivo argentino, lejos de su imagen electoralista del año 2015

Por Joaquin Nabais

Naranjas y pomelos de Chile e Israel. Cortes de cerdo de Dinamarca y España. Zapatillas y calzados de vestir de Vietnam. Heladeras de Brasil. Cerveza de México. Pantalones, camisas y calzas de China. La invasión de bienes de consumo final importado ha empezado a avanzar aceleradamente sobre territorio de la producción nacional” describía así el diario Pagina 12, el ingreso irrestricto de productos importados nuevamente en la historia económica argentina. Pareciera que el cinismo impregnado en el pseudo-liberalismo argentino sigue en pie de guerra, mientras sufrimos una economía que lejos está de un tan ansiado crecimiento en este semestre, debacles sociales del pasado vuelve a trasnochar, muy diferenciado de hechos de lo que se podría llamar una “pesada herencia”.

Su propio circo es una condena. Las políticas adoptadas por el Gobierno del Presidente de la Nación Argentina, Mauricio Macri, vuelven a las antípodas del bienestar económico para algunos, “veranito” para otros, del kirchnerismo, modelo implementado de manera incipiente por el hoy asesor económico de Sergio Massa, Roberto Lavagna, quien había adelantado en la contienda electoral, que no le sorprendería una política de ajuste verticalista por parte de un Gobierno encabezado por la Propuesta Republicana (Pro). Y efectivamente eso sucedió, está sucediendo y sucederá, el proclamado y elogiado “sinceramiento” se transformó en “asfixiamiento”. El aumento descontrolado de precios y tarifas visibilizan la intencionalidad del Poder Ejecutivo de la Nación, en corregir las anomalías macro y microeconómicas a costas del bienestar de la clase media y baja, además de ser una corrección dilapidaría para el sector productivo nacional, el ingreso de productos importados que resultan imposibles de competir para los productos nacionales, terminan de sellar el destino del sector que más produce empleo en el país, “Hoy el país cuenta con más de 650.000 PyME, que representan el 99.6% del total de unidades económicas y aportan casi el 70% del empleo, el 50% de las ventas y más del 30% del valor agregado” señala el portal Informe Industrial, destacando así el papel positivo que tienen las PyME en la economía argentina y como hoy se ven en una situación incomoda, mientras tanto hoy por lo menos 1686 empresas registradas ante la AFIP, dieron cese a sus operaciones, cabe destacar que esta información es relevada por la misma agencia nacional y se data hacia fines del mes de mayo de este año. 

Quizás los fantasmas del pasado que se ven inmiscuidos en la política argentina de hoy, los cuales se creían extintos vuelven a significar el carácter cíclico de la historia política y económica de la Nación Argentina, donde la memoria colectiva de la sociedad tiene un déficit importante, que hasta hoy parece ser legitimadora del accionar gubernamental.

Si bien hay un ajuste real en variables económicas, todo se redobla como política de estado, ajuste sobre derechos humanos, es donde se visibiliza el mayor impacto. Lejos de la arista de “Pobreza Cero”, la agobiante presencia policial en los ámbitos personales, la persecución estigmatizadora y la intervención de las fuerzas de seguridad con la escusa de la ya perdida “guerra contra el narcotráfico”.

Mientras tanto estos últimos días la Organización de Naciones Unidas, brindó fuertes criticas y observaciones al Gobierno nacional, entre ellas se destacaban las reformas decretadas por el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, hacia la Ley de Medios, que había sido apadrinada por la organización internacional, y que garantizaba la des-concentración mediática y por lo tanto la democratización de la palabra, si bien su aplicación fue y será cuestionado, la legislación como herramienta de regulación formaba parte de un carácter positivo. Los decretos que denota el Poder Ejecutivo sólo responden como tributo a los principales opositores de la ley declarada constitucional y finalizaba como la batalla pérdida por el Grupo Clarín, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaraba la constitucionalidad de los artículos sometidos a revisión, por carácter antimonopólico, hoy derogados por Mauricio Macri, y que justifican el apoyo condicional de los principales medios de comunicación concentradores del poder económico hacia un Gobierno encabezado por principales agentes económicos del país.

Hoy vivimos en un país encabezado por un Gobierno que no se declara ni peronista, ni radical, desde 1916 que eso no sucedía, quizás hace más falta saber que sucedió a principios del siglo XX en el país, para entender que sucede cuando el poder económico reemplaza al poder politico en su quehacer. Donde la principal política de Estado es el ajuste total de los ámbitos que conforman la vida política, y por lo tanto la vida social.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta