Amenazas al gobierno: el tratamiento mediático

Amenazas al gobierno: el tratamiento mediático

Por Pedro Belloni. "Amenazas al gobierno: el tratamiento mediático"

Compartir
MANIPULACIÓN MEDIÁTICA-MEDIÁTICA
MANIPULACIÓN MEDIÁTICA

Por Pedro Belloni

Este miércoles por la tarde fue noticia la amenaza telefónica al presidente Macri con un “mensaje intimidatorio”, la cual se suma a una serie de escenas similares surgidas en el último mes. En el comunicado que confirmo el ministerio de Seguridad de la Nación, se confirma la información del sospechoso en la localidad de Merlo y se enmarca el caso en una “investigación que lleva adelante las fuerzas de seguridad por amenazas al presidente.”

La segunda noticia del día -también citada de Clarín- fue que la gobernadora Vidal habló de las amenazas recibidas y dijo, “le sacamos negocios a mucha gente”. Se refiere a las intimidaciones que llegaron a través del 911 y cómo procedieron en cada caso. Según la nota, “apuntó contra los focos de corrupción que, junto a su equipo, viene desmantelando desde que asumió”. Seguido de eso tuvo que responder sobre los posibles casos de corrupción en el PRO, como de Gómez Centurión, Gabriela Michetti y el jefe de policía bonaerense Pablo Bressi (quién desmintió el 13 de agosto los piedrazos contra Macri y Vidal). La respuesta sobre los dos primeros fue “creo en su honestidad, espero que la justicia actúe rápido para esclarecer esas acusaciones”. Sobre Bressi sólo afirmó el seguimiento de la causa y el hecho de que tanto jueces como fiscales no encontraron su nombre en dicha búsqueda. En la entrevista de la que se desprenden las dos noticias mencionadas hasta acá, hecha en el programa televisivo Intratables, no se habló de los Panamá Papers, causa que sigue arrojando nuevas pruebas contra el actual presidente.

Para seguir la serie de amenazas citamos a La Nación, en las noticias del 24 y 22 de agosto: la bajada de la primera dice, “advierten en el oficialismo que hay indicios de una campaña orquestada; anoche otra intimidación obligó a desalojar la gobernación”. En la noticia el único “indicio” mencionado es por Patricia Bullrich, que deja de pensar en hechos aislados y abre la hipótesis de un hilo conductor. En la nota del 22 de agosto, la bajada dice que “un hombre llamó para lanzar la advertencia y se abría una investigación policial de oficio”. Se repite una metodología inverificable (según el diario fue “un hombre cuya identidad se desconoce”), en una noticia que refuerza, a modo de repetición, la idea de peligro en el inconsciente colectivo.

En la misma temática podemos citar un caso de mayor repercusión mediática (por su vínculo al terrorismo jihadista), que tuvo lugar en Twitter a fines de julio, y se trató de amenazas escritas en árabe con fotos de diferentes lugares porteños. El resultado: según Carlos Rojas (el jefe de la división de cibercrimen), dos jóvenes aburridos, y no más que “una irresponsabilidad de dos estúpidos” según la madre de uno de ellos, que aseguró su hijo es un chico bien que juega al GTA y estudia. Una vez resuelto el problema, lo único que queda es el momento de pánico e incertidumbre que se vivió entre los consumidores de dicha noticia. Pero sólo eso.

Volviendo más atrás en el tiempo y como último caso a citar, tenemos el título de INFOBAE del 14 de julio: “falsa alarma por una amenaza de bomba en la Casa Rosada”. La forma, un llamado telefónico y anónimo al 911 que según propios testimonios de la propia Casa Rosada, no pasó a mayores. La noticia incluye un episodio similar en Mendoza un día antes donde se evacuó la casa de gobierno por una amenaza de bomba en el ala este del edificio.

En este análisis, resulta más sospechoso el hecho de no verificarse ningún caso (y su posterior pasaje a segundo plano en cada caso), que los hechos en sí mismos. Llamados telefónicos que nunca se terminan de esclarecer y mensajes en las redes que aparentemente nunca existieron en otro contexto político, al menos para los medios y su agenda.

A mediados de julio, el diario Tiempo Argentino realizó un informe que posteriormente levantarían medios como El Destape o El Diario 24, donde se revela “un plan del macrismo para dotar de más poder a las Fuerzas Armadas”. El artículo asevera las intenciones del gobierno sobre  un plan secreto para que las F.F.A.A. se hagan cargo de la seguridad interior. El principal asesor del proyecto según el diario sería nada menos que el propio Juan José Gómez Centurión, y sobre la presentación en sociedad se cita a una fuente del Ministerio de Defensa, “dependerá de que se pueda instalar fuerte en la población y la política la necesidad de la ley. ¿Como ocurrirá eso? Simple: con una campaña de saturación de noticias sobre el narcotráfico y su efecto corruptor sobre la política y las fuerzas de seguridad”. El objetivo final sería “dotar a las Fuerzas armadas de facultades para que puedan realizar tareas de inteligencia y seguridad doméstica”.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta