Cannabis medicinal es ley

Cannabis medicinal es ley

El uso medicinal del cannabis es ley. Aunque sería una buena noticia en principio, lamentablemente la "planta" sigue siendo ilegal. Es decir que sólo en el corto plazo se podrá acceder legalmente a través de importación. También la norma aprobada por unanimidad en ambas cámaras (sin debate, lo que no es muy bueno) establece que el CONICET y el INTA podrán desarrollar plantaciones para el uso y la investigación científica.

Compartir

El uso medicinal del cannabis es ley. Aunque sería una buena noticia en principio, lamentablemente la “planta” sigue siendo ilegal. Es decir que sólo en el corto plazo se podrá acceder legalmente a través de importación. También la norma aprobada por unanimidad en ambas cámaras (sin debate, lo que no es muy bueno) establece que el CONICET y el INTA podrán desarrollar plantaciones para el uso y la investigación científica.

El autocultivo de cannabis para producir el propio aceite y que reclaman asociaciones como Mama Cultiva y la FOCA (Federación de Organizaciones Cannábicas Argentinas), quedó excluido de la legislación y por lo tanto seguirá siendo ilegal.

Muchas contradicciones. Según la ley, las personas que se incorporen al programa del Ministerio de Salud mediante un registro creado por dicha ley, tendrán garantizado “el acceso gratuito al aceite y demás derivados”. Además, se podrá autorizar el cultivo de cannabis por parte del Conicet y del INTA, con fines de investigación médica y científica, y para elaborar la sustancia para el tratamiento. La ley establece que se fomentará la producción en el país, a través de los laboratorios públicos nucleados en ANLAP (Agencia Nacional de Laboratorios Públicos). Hasta tanto se ponga en marcha la producción nacional, la ANMAT permitirá la importación del aceite, que se fabrica en los Estados Unidos.

Concretamente ¿Cuáles son los usos medicinales de la planta? Detallamos algunos.

“Las últimas investigaciones sobre el tetrahicrocannabinol, su combinación de Δ9-tetrahydrocannabinol (Δ9-THC) y cannabidiol (CBD), principio activo de la marihuana, muestran que tiene propiedades antiinflamatorias, especialmente a nivel cerebral”, explicó a Infobae la doctora María Alejandra Rodríguez Zía (MN 70.787).

(iStock)

(iStock)

Epilepsia refractaria

El doctor Gabriel Persi, a cargo del área de Neurología Vascular del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (Ineba), comentó a Infobae: “Es la enfermedad en la que demostró mejores efectos. Considerando que este tipo de epilépticos son los que más sufren sucesos, en muchos casos, el uso de cannabis disminuyó significativamente la frecuencia de las crisis”.

Fibromialgias

“Es una enfermedad muy discutida ya que está sobrediagnosticada. El uso de cannabis medicinal aquí no tiene pruebas objetivas. No empezaría todavía con ese tratamiento”, dijo Persi.

Alzheimer

“La marihuana medicinal, en particular el THC, estaría cumpliendo la función farmacológica de los endocannabinoides, que son por un lado relajantes de las membranas celulares, logrando un equilibrio electroquímico y, aumenta la acción de neurotransmisores sedantes. Cuando el sistema nervioso entra en este equilibrio y sedación se produce un efecto de protección de la oxidación y de la inflamación neuronal, revirtiendo el proceso que describimos como patológico en el caso del Alzheimer”, dijo Rodríguez Zia.

(iStock)

(iStock)

Y agregó: “El trabajo de investigación seguido por el doctor David Schubert, investigador principal del instituto SALT, para estudios biológicos de Estados unidos, nos muestra estos atributos del THC. Considerando que para la enfermedad de Alzheimer está todo por hacer, porque no se han encontrado aún como revertirla, la marihuana puede tener un papel en aliviar los síntomas de confusión y de agitación, que se producen en las demencias cuando comienzan y son leves o moderadas”.

Diabetes

Hay principios activos de la marihuana como el tetrahidrocannabidiol y el cannabidiol, que ya están aprobados en más de veinte países para paliar enfermedades graves, tales como la esclerosis múltiple.

“Diferentes estudios en curso indican que también mejorarían los parámetros relacionados con obesidad, hiperglucemia y colesterol alto. Las investigaciones de la plata de cannabis sativa para todo relativo a la obesidad se basan en una molécula particular de esta planta, la tetrahidrocanabivarina que es diferente del principio activo que se conoce con las manifestaciones de la marihuana como droga. Los expertos la están estudiando porque mejoraría la insulinoresistencia, actuando sobre los receptores de la insulina”, explicó Rodríguez Zia.

(iStock)

(iStock)

La base del uso de esta forma de medicación, dice la experta, radica en que el síndrome metabólico (conjunto de diferentes factores de riesgo como obesidad, presión alta, diabetes, triglicéridos elevados) tiene su origen en el sistema nervioso central, particularmente con una exacerbación del sistema nervioso simpático, a través de la liberación de adrenalina.

“Por esta razón, las moléculas de la planta de cannabis sativa, sin tener efectos adversos, podrían ser beneficiosas para controlar la compulsión, el estrés y la mala alimentación, e incluso las complicaciones del síndrome metabólico, como la hipertensión arterial. Hay muchas terapias potenciales para el síndrome metabólico y la diabetes tipo II, pero el uso terapéutico de los componentes que se encuentran en la planta de cannabis sativa es una vía muy prometedoras para los nuevos tratamientos”, finalizó.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta