Claves para entender el caso Daniel Martínez

Claves para entender el caso Daniel Martínez

El chofer de la combi municipal fue removido por la gestión municipal de Cambiemos sin sumario ni derecho a la defensa. Duras críticas a altos funcionarios del gobierno y al sindicato de municipales. Se perciben irregularidades en el tratamiento de su remoción.

Compartir

Daniel Martínez, chofer de la combi de salud municipal de Lobería con destino a Mar del Plata, fue removido de su cargo por el Secretario de Salud y Desarrollo Social de la municipalidad de Lobería, Dr. Francesco Fioramonti. Se lo acusó públicamente de abandono de persona, lo que constituye una falta grave por parte del Departamento Ejecutivo. Esto además de dañar la imagen pública de Martínez afecta gravemente su salario que se ve reducido en más del 50%.

Martínez nos dio una entrevista exclusiva en donde nos presenta evidencia sobre las irregularidades de su remoción.

Daniel nos permitió acceder a una copia del listado de pasajeros del día 5 de Julio cuando sucedió el hecho en el que se ve la aclaración “IDA” a la que F. Fioramonti hacía referencia. También nos presentó otros listados a modo de ejemplo donde se ven marcas de “IDA” y “REGRESA” (en mayúscula y negrita) en algunos pacientes en los que se deduce facilmente que son precisamente aclaraciones para indicar que sólo serán pasajeros de ida o de vuelta. Esta evidencia desmiente a F. Fioramonti quien decía que IDA suponía también vuelta.

Por otro lado Martínez manifiesta no tener ningún tipo de documentación que sustente su remoción ya que todo el proceso fue de palabra, lo que contradice a F. Fioramonti que aseguraba que había sido siguiendo los canales administrativos correspondientes. Por otro lado, el Secretario de Salud y Desarrollo Social manifestó que fue él quién solicitó el descargo a la denunciante, mientras que J. J. Fioramonti da a entender que la presentación escrita fue espontánea. Cabe preguntarse qué hubiera ocurrido si la parte damnificada no hubiese presentado el descargo.

Extractos de la entrevista que el funcionario le dio a nuestra colega Yuliana Echazarreta en su programa en FM San Martín:

Los argumentos fuertes de F. Fioramonti fueron que la aclaración “IDA” en el listado de pasajeros supone la vuelta y que Martínez hizo abandono de persona con consciencia. Por otro lado se destaca que se dieron los canales administrativos correspondientes y que se lo desafecto del servicio removiéndolo de su lugar de trabajo y no despidiéndolo.

Asimismo el Intendente Municipal, Juan José Fioramonti, en un comentario de su cuenta de Facebook dio su versión de lo sucedido:

El jefe comunal le respondió a una vecina vía Facebook explicándole su versión del caso
El jefe comunal le respondió a una vecina vía Facebook explicándole su versión del caso

En su versión el Intendente de Lobería señala que Martínez tiene derechos y obligaciones establecidas en normas, que se respetó su derecho a la defensa y que no se lo despidió, sino que sólo se lo removió del cargo.

Causas de la polémica

Martínez cumple por norma 40 horas semanales, trabaja horas extras con la particularidad de que no es él quién decide hacer uso de ellas. Formalmente es empleado de servicio, pero cumple con el trabajo de a) chofer, b) empleado administrativo que presenta documentación y trámites y c), de ser necesario, realiza asistencia de primeros auxilios a pacientes que lo requieran, tarea específica de un enfermero.

Daniel no tiene una reglamentación que establezca cuáles son sus derechos y deberes, lo que le permite a funcionarios de todas las áreas enviarle diligencias y órdenes. Por si eso fuera poco, Martínez se ve obligado a tomar deciciones cuándo sus superiores no le atienden el teléfono como fue el caso de la Administradora del Hospital Gaspar M. Campos aquel 5 de julio.

¿Qué hubiese pasado si Martínez hubiese traído de regreso a Lobería al paciente y su madre, que no figuraban como pasajeros de vuelta, y la combi hubiese chocado? ¿La responsabilidad hubiese sido del chofer o del municipio? ¿Es deber del chofer decidir quién va y quién no va, quién vuelve y quién se queda? ¿o es responsabilidad de los funcionarios que confeccionaron el listado de pasajeros? ¿por qué no se sanciona a los funcionarios que no contestaban el teléfono?

Martínez, tal como lo dice F. Fioramonti, dejó a la madre del paciente el número de la Administradora del Hospital para que les mande un remís. La Administradora contestó la llamada de la madre y le envió el remís tal como lo dice el F. Fioramonti ¿Dónde está el abandono de persona?

Por último cabe preguntarnos qué tendría que haber hecho Hugo Rodríguez cuando los médicos, incluyendo el actual Secretario de Salud y Desarrollo Social y el actual Director del Hospital, vaciaron el hospital durante su horario de trabajo para quemar gomas en señal de protesta contra aquella gestión municipal ¿No fue eso un efectivo y masivo abandono de personas? ¿No existe acaso un juramento hipocrático que obliga a los profesionales de la salud a “no permitir jamás, que entre el deber y el enfermo se interpongan consideraciones de raza, religión, nacionalidad, de partido o de clase”? ¿No fue esa acaso una consideración partidaria habida cuenta de que ante la actual situación de desbordante crisis salarial no tomaron ninguna medida los médicos que otrora hicieron hasta esculturas en defensa de los “humillados”?

En ese entonces el actual Intendente manifestó en el programa de Yuliana Echazarreta que si durante la manifestación de los médicos (y municipales) en reclamo del 30% de aumento del 2013 alguien moría en el Hospital, la culpa total iba a ser del Intendente Hugo Rodríguez ¿Por qué ahora no se responsabiliza a sí mismo por el supuesto abandono de persona librando de culpas al chofer? ¿Por qué un chofer es más responsable, según el Intendente, que un profesional de la salud?

El gobierno municipal va a tener que replantearse esclarecer estas cuestiones, si quiere seguir con su estrategia de diferenciarse del autoritarismo de la gestión nacional y de algunas gestiones provinciales como la de Morales en Jujuy.

La postura del Sindicato de Municipales

Mención aparte merece la postura la Asociación Sindical de Trabajadores Municipales (ASTM) de Lobería que logró que a Martínez no se le haga un sumario. El gremio es cuestionado precisamente porque a) no discutió la remoción de Martínez, b) no lo dejaron participar de la reunión con F. Fioramonti en la quedó esperando afuera y c) porque F. Fioramonti lo removió sin investigación, ni defensa, por lo que no se podría ni siquiera haber llegado al sumario.

Fuentes de primera mano nos informan que otro sindicato estaría por tomar cartas en el asunto.

No hay comentarios

Dejar una respuesta