Desconocimiento histórico

Desconocimiento histórico

Una breve reflexión sobre la verdadera independencia nacional

Compartir
Reflexiones sobre la independencia

Doscientos años de la proclamación de independencia de la Argentina, sin dudas fue un ejemplo de lucha para todo el esquema latinoamericano y más fuerte en Sudamérica. Al segundo centenario de la emancipación de las provincias río platenses frente a la Corona de España, ciertos actores fueron retomando lugares estructurales hasta transformarse en aristócratas, que en muchos casos se in-compatibilizaba con la realidad madre revolucionaria.

Cuando el pueblo de una nación se hunde en el más profundo de los sufrimientos, escribiendo su historia con sangre, advirtiendo que ese será el sacrificio de los argentinos, durante 200 años mas, donde la independencia y los sueños liberales-individualistas, parecerían estancados en la abolición formal de la esclavitud, pero mientras la gran potencia inglesa, influyente de los llamados “cipayos” argentinos, y aristocracia gobernante a fines de siglo XIX, traería una jovén aureola dependentista y monocromatismo económico, derogando todas las posibilidades de generar una burguesía nacionalista, principal motor vanguardista de la potencia que dejaría al margén al Reino Unido, Estados Unidos.

Hoy para aquellos que transitamos los años noventa, y que teníamos una conciencia vespertina en el nuevo siglo, y la tan ansiada proclamación de Argentina en el mundo, pareciera volver a repetirse en menos de 30 años de historia, donde muchos autores intelectuales del hecho más voraz de extranjerización de la soberanía económica de la nación, la des-nacionalización de las naciones, la disolución del ciudadano nacionalista para crear un ciudadano del mundo. Un triunfo en la retorica y un fracaso en la historia, pareciera volver a repetirse aquellos ecos de una preferencia a la dependencia enmascarada con privilegios civiles, más que derechos, como si el esfuerzo individual pudiera cosechar derechos.

Quizás la sociedad argentina se ve hundida en una preponderancia por volver a tiempos pasados, donde su conciencia era la niñez, pareciera que esa es la esencia del conservadurismo, el negacionismo hacia la realidad humana, la idea de construir un futuro de progreso para aquellos que están por venir, que mantengan una infancia saludable.  La nostalgia es un condimento fundamental en la política y la conciencia nacional, pero, ¿Que se puede construir de los modelos que fallaron?, la celebre idea de rescatar lo bueno de todos los modelos que fracasaron suponen la falta de imaginación, conciencia y empatia de un Gobierno con su pueblo,en la actualidad es obvia la aparición de un Estado en retirada de la regulación del mercado, pero su estructura mediática y potencialista les ha permitido presentarse como la nueva cara de la política, pero parecen renacer ciertas estelas de su verdadera esencia.

“Deberían tener angustia de tomar la decisión, mi querido rey, de separarse de España”. Exclamaba el Presidente de la Nación Argentina, Mauricio Macri, ante el rey emérito de España, en el acto del día de ayer.  Creer que uno de los máximos próceres de la Nación, supo tener angustia ante sus decisiones de independencia y libertad es desconocer todo el entramado político, histórico y la lucha de nuestros masonicos fundadores.

Es momento de establecer una conciencia histórica tanto revisionista como tradicionalista, que se conjuguen para generar una idiosincrasia que no se pueda desarmar con un poder mediático que reina en el país hace más de 40 años.

Seamos libres, lo demás no importa nada” Juan José de San Martín 

Con esa frase pasaría a la inmortalidad uno de los cuadros políticos más nombrados, usados y abusados por todos los movimientos políticos y regímenes sean democráticos o dictatoriales de nuestra nación, sin dudas la problemática esta en el decir y el hacer de la ciudadanía, donde el patriotismo pareciera ser una ejercicio desconocido de la nacionalidad.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta