El reintegro del IVA es puro verso

El reintegro del IVA es puro verso

La medida fue anunciada con bombos y platillos para Jubilados y beneficiarios de AUH. EN la práctica casi no se aplica: menos del 10% usa débito y encima tiene un tope mensual de $300 de reintegro.

Compartir
Supermercado y un chango que cada vez se llena menos
Supermercado y un chango que cada vez se llena menos

Hoy el boletín oficial bajo decretro Nº 858 se oficializó la devolución del 15% del IVA en compras realizadas con tarjeta de débito por beneficiarios de Jubilaciones, Pensiones y Asignación Universal por Hijo y Embarazo. Además de la cantidad escasa de beneficiarios que usan débito y el problema de que muchos comercios no lo tienen aún, el reintegro tiene un irrisorio tope mensual de $300 en concepto de devolución. Es decir que además que que es dificultoso gozar de un beneficio que tecnológicamente sólo registra las compras por posnet, es muy poco el monto que cubre.

Se estima que el beneficio llegará a cerca de siete millones de personas, y comprenderá a los jubilados que cobren un haber mínimo de 4.959 pesos y a las pensiones no contributivas nacionales no superiores al haber mínimo.

Esta devolución del IVA también abarcará a aquellos que perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo, como también comprende a las jubilaciones por fallecimiento de quienes cobren una jubilación mínima.

Sin embargo, sobre el potencial universo de beneficiarios, el Gobierno reconoció que menos del 10 por ciento usa la tarjeta de débito. Además, el reintegro no podrá ser superior a los 300 pesos mensuales.

Por tratarse del primer mes de vigencia del régimen, a los beneficiarios se les reintegrará 150 pesos por cada una de las dos primeras compras que realicen, si el monto de la devolución del 15 por ciento fuese menor.

Sacando cuentas

Para llegar al tope de reintegro de $300 debe gastarse $2000 en una compra registrada por débito, es decir que en esa compra gastarías (una vez realizada la devolución, porque el descuento no es in situ, sino a posterior) $1700. Este “ahorro” no tendría un impacto tan significativo, aunque es cierto reconocer que cada peso vale mucho en los sectores más humildes. Este irrisorio “ahorro” implica el mismo monto que las famosa dos pizzas de Prat Gay. La diferencia está en que al ministro si hablamos de aumentos de servicios le parece poco el aumento (de ahí la comparación con laz pizzas) en cambio si hablamos de esta medida el gobierno sale a decir que es de impacto considerable ¿En que quedamos? Un gobierno que ya nos acostumbró lamentablemente a la doble vara discursiva pero la misma para su política: beneficiar a los sectores concentrados en detrimento de los usuarios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta