Ezeiza: allanan y detienen a cultivadora que hace aceite medicinal de cannabis

Ezeiza: allanan y detienen a cultivadora que hace aceite medicinal de cannabis

Hace algunas horas, efectivos de la policía bonaerense irrumpieron en la casa de Adriana Funaro, cultivadora y activista por los derechos de los usuarios de cannabis, en la localidad de Ezeiza, provincia de Buenos Aires. La policía entró con una orden de allanamiento por "cultivo y posesión de estupefacientes", librada a partir de una denuncia anónima de un vecino que apareció en el lugar mientras se llevaba a cabo el allanamiento, sacó un arma de fuego y disparó un tiro al piso frente a las decenas de personas que se habían concentrado en el lugar, luego de afirmar tener "contactos con el intendente" de Ezeiza y ex ministro de seguridad bonaerense Alejandro Granados.

Compartir

Hace algunas horas, efectivos de la policía bonaerense irrumpieron en la casa de Adriana Funaro, cultivadora y activista por los derechos de los usuarios de cannabis, en la localidad de Ezeiza, provincia de Buenos Aires. La policía entró con una orden de allanamiento por “cultivo y posesión de estupefacientes”, librada a partir de una denuncia anónima de un vecino que apareció en el lugar mientras se llevaba a cabo el allanamiento, sacó un arma de fuego y disparó un tiro al piso frente a las decenas de personas que se habían concentrado en el lugar, luego de afirmar tener “contactos con el intendente” de Ezeiza y ex ministro de seguridad bonaerense Alejandro Granados.

La policía, que presenció el hecho, decidió no detener al denunciante y agresor argumentando que “no escucharon el disparo”. Adriana, que es usuaria medicinal a causa de artrosis, cultiva en su casa de Ezeiza desde hace años, no sin sobresaltos. Fue en abril de 2012 cuando lo que parecía una calma eterna se terminó de golpe: Adriana fue víctima del cogollero, como se conoce a quien roba plantas amparado en la ilegalidad en la que los cultivadores llevan adelante su cultivo. En aquella oportunidad, toda su cosecha fue arrancada de raíz. En plena madrugada salió a pedir ayuda. Se encontró con un móvil policial. Adriana no anduvo con vueltas: “me robaron las plantas de marihuana”, denunció. Media hora después, uno de los policías golpeó a su puerta. La atención a la víctima se transformó en extorsión: “Mi compañero es nuevo y quiere hablar. Lo convencí de que no dijera nada, pero quiere 900 pesos para callarse”. Pese a ese doble crimen en su contra, continuó cultivando. Además, desde hace varios que Adriana es conocida por hacer aceite medicinal de cannabis y regalarlo a pacientes que lo necesitan. A Adriana le secuestraron 36 plantas, algunas semillas y goteros con aceite medicinal de cannabis. Varios padres de niños con diversas patologías que se tratan con el aceite que produce Adriana se presentaron en el lugar para exigir que no se la lleven detenida porque, sin su ayuda, sus hijos se quedan sin su medicina. Al caer la noche, la policía se retiró del lugar y se llevó a Adriana detenida que, a la espera de ser llamada a declarar durante el día de mañana, pasará la noche en una celda de la comisaría 1 Luis Guillón.

No hay comentarios

Dejar una respuesta