MacriCombo: tarifazo, inflación y déficit

MacriCombo: tarifazo, inflación y déficit

El nuevo tarifazo eléctrico impacta 15 veces más en el gasto de las familias de menos ingresos, que dependen más de la electricidad por tener hogares más precarios, respecto de las familias de mayores ingresos, que destinan sólo una pequeña parte de sus gastos a este servicio. El programa “precios transparentes”, pese a lo esperado por el gobierno, generó importantes aumentos en las cuotas sin interés y los precios al contado no bajaron.

Compartir

Por Martín Sosa para Nuestras Voces. El nuevo tarifazo eléctrico impacta 15 veces más en el gasto de las familias de menos ingresos, que dependen más de la electricidad por tener hogares más precarios, respecto de las familias de mayores ingresos, que destinan sólo una pequeña parte de sus gastos a este servicio. El programa “precios transparentes”, pese a lo esperado por el gobierno, generó importantes aumentos en las cuotas sin interés y los precios al contado no bajaron.

Aumentos de naftas, ABL, patentes, parquímetros y telefonía móvil en enero. Aumentos de peajes, prepagas, cuotas y luz en febrero. ¿Así se combate la inflación? Sí, parece decir el Gobierno. El pasado martes el oficialismo dio a conocer el nuevo esquema tarifario de servicio eléctrico que comenzó a regir ayer con aumentos que van del 60% al 150%. Además, aclaró que, al igual que como sucede con la nafta, el servicio eléctrico ya tiene planificados tres incrementos más en los próximos doce meses: marzo, noviembre y febrero del año próximo.

Tras un 2016 recesivo y con alta inflación, el gobierno insiste en la misma estrategia que utilizó el año pasado para intentar combatir lo que considera sus dos prioridades: la inflación y el déficit fiscal. Los resultados obtenidos no son nada alentadores y están a la vista: la inflación fue la más elevada desde el 2002 y el déficit fiscal, pese a la quita de subsidios en múltiples servicios públicos, fue de -5,9%.  Sin embargo, desde el Poder Ejecutivo y el ministerio de hacienda confían en que éste el camino correcto. “Es un trago amargo que hay que pasar”, apuntó el Presidente Macri, dando cuenta que en la actualidad el país no está encaminado como desearían. El ministro Dujovne procuró no mencionar “segundo semestre” cuando prometió en la última reunión de gabinete que “la sensación de mejora económica” comenzaría a llegar recién “en mayo o junio”. Algo así como el “estamos mal pero vamos bien” que el entonces presidente Menem lanzó años atrás.

El reciente programa de Precios Transparentes que depende de la Secretaría de Comercio Interior, se suma al combo de medidas que atacan el bolsillo de los trabajadores que ya no tendrán la posibilidad de realizar compras en 12 o 18 cuotas sin interés. Lejos de transparentar y reducir precios, la iniciativa encabezada por Miguel Braun y Francisco Cabrera generó el incremento de los costos de las compras en cuotas y el estancamiento de los precios al contado. Es decir, los precios en un pago siguen como antes y al no existir más las cuotas sin interés, éstos se encarecieron. Los funcionarios habían señalado con tibieza que los precios al contado “deberían” bajar pero esto no sucedió y la única certeza es que quienes compraban sillones, heladeras, lavarropas, mesas, placares, etc. en cuotas sin interés, ya no podrán hacerlo; o bien, deberán hacer lo que -sin sonrojarse- propuso el economista de Radio Mitre, Martín Tetaz: ahorrar el dinero que se destinaría a las cuotas y efectuar la compra en doce o diechiocho meses. Vale agregar que debido al efecto inflacionario, los nuevos “ahorristas” deberían guardar ingresos extra y demorar aún más su compra.

Tarifazo: los perdedores

Según explicó Aranguren el pasado martes, quienes consuman entre 150 y 300 kilowatts al mes (al día de hoy 40% de los usuarios), sufrirán un incremento del 77% en sus facturas, mientras que para los hogares que no superen los 150 kilowatts el aumento será del 61% (30% de los usuarios). Los casos en que los consumos estén entre 301 y 600 kilowatts y de 601 a 1500, las subas rondarán el 90% y el 150% respectivamente. Además, aclaró que los beneficiarios de la tarifa social no serán eximidos de los aumentos y pagarán el servicio un 35% más caro.

Tal como señala el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) en su último informe, el nuevo tarifazo golpea de lleno en quienes menos tienen ya que el mayor nivel de consumo eléctrico no implica de por sí, un mayor nivel de ingreso. Según explican, las familias de menores recursos son más electrodependientes que las de mayor poder adquisitivo: “Los hogares que no cuentan con acceso al gas, son electro-intensivos porque se calefaccionan, cocinan y se higienizan con electricidad. Los electrodomésticos antiguos o de baja calidad tienen consumos superiores, y las construcciones sin aislante térmicos, con malos materiales de construcción son más difíciles de calefaccionar y refrigerar”, indican.

Cuadro N° 1 – Perfiles de consumo según características de hogar.

Tal como se observa en el cuadro N°1, los hogares más desfavorecidos llegan a consumir el triple de energía eléctrica que quienes tienen acceso a agua y gas en red. Mientras el consumo promedio de un hogar con red de agua y gas ronda los 182 Kwh de consumo mensual, un hogar privado de estos servicios supera, en promedio, los 600 kwh. Sin embargo, la situación más crítica se vive en invierno, cuando por falta de calefacción a gas, el consumo es cercano a los 1500 kwh por mes.

La confirmación de que el golpe del tarifazo cala más hondo en los sectores de menores ingresos se percibe al observar el porcentaje del presupuesto familiar que se destina en cada hogar según decil de ingresos. “Para los hogares del decil 1 de ingresos, con consumos de entre 150 y 300 kWh: aumenta 2,51 puntos porcentuales el ingreso destinado a atender el costo de la energía, pasando de representar 3,80% a 6,51% (un aumento del 70%).

En el otro extremo, los recursos destinados a la energía de los hogares del decil 10 también aumentan en 72%, pero dado el escaso peso de dicho gasto sobre su nivel de ingresos, el tarifazo sólo representa un incremento 0,18 puntos porcentuales, pasando de representar el 0,25% a 0,43% de sus ingresos.

La situación se repite también en los hogares que consumen entre 301-600 kwh y los que superan los 601 kwh. Tal como se señaló, los hogares sin acceso al gas y agua de red poseen un consumo promedio superior a los 601kwh por lo que el impacto es aún mayor. Según indica CEPA, estas familias pasarían a destinar el 22,14% de sus ingresos al pago de energía cuando hasta el mes pasado esa cifra representaba el 11,54%.

Gráfico N° 1 – Porcentaje de presupuesto familiar en electricidad según deciles de ingreso. Consumo entre 600 y 1200 KWh.

Aumentos que se multiplican

En el presupuesto para este año el gobierno previó una inflación de entre el 12% y el 18%. De hecho, desde el oficialismo trabajan fuertemente por estos días para que las negociaciones paritarias no superen el techo que ellos mismos pronostican. Sin embargo, salvo unas pocas excepciones, la mayoría de las centrales obreras miran con desconfianza la promesa gubernamental. Razones les sobran: a comienzos de 2016 el Presidente y el ahora ex ministro Prat Gay habían señalado que la inflación estaría entre el 20% y el 25% para luego agregar que estaría “más cerca del 20% que del 25%”.

Además, como es sabido, el aumento de la energía eléctrica, el gas, la nafta y los peajes hace que los costos de una innumerable variedad de productos y servicios se encarezcan, amplificando así la frontera de bienes y servicios que se suman a la tendencia alcista. CEPA dice “Además del impacto directo en el presupuesto de los hogares, la electricidad y el gas presionan a la suba de todos los bienes, a través del aumento de costos. En este sentido, el impacto final sobre la variación de precios dependerá de cuanto se trasladen a precios los aumentos de costos”.

Tarifazo: los ganadores

Tras los anuncios de Aranguren, las acciones de empresas eléctricas experimentaron importantes alzas en los mercados bursátiles, evidenciando –una vez más- quiénes fueron los principales beneficiados del nuevo tarifazo. Así fue que luego de que el ex CEO de Shell finalizara su exposición, los papeles de estas compañías subieron entre 2% y 8%. Según detallan los brokers de la city, el salto se debió a que los incrementos tarifarios fueron más elevados que lo que se esperaban.

Como ya hemos señalado en Nuestras Voces, los empresarios de este sector integran el selecto grupo de los rubros que más beneficios obtuvieron durante el 2016. Los que lo acompañan son el sector agroexportador, el sector financiero y el minero; mientras que el sector manufacturero y la construcción, fueron los más perjudicados durante el primer año de mandato macrista.

Hay una famosa frase que se le adjudica a Albert Einstein: “Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”. Cambió el año, el ministro de hacienda, el presidente del banco nación pero la receta económica parece ser la misma que el año pasado. Que la estrategia sea de locos, de abnegados o persistentes lo dirá la economía este año a través de las urnas en agosto y octubre.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta