Mi cuerpo no es delito

Mi cuerpo no es delito

Reflexion de una mujer sobre el decir, hacer y ver de la mujer

Compartir
Masivo tetazo a lo largo del pais

Por Sofia Di Benedetto

Amamantar o no, en espacios privados o públicos, hacer esperar o alimentar. El masivo tetazo del sábado en el que mujeres de todo el país amamantaron en plazas y parques para manifestarse en contra de la censura a la lactancia, abrió un debate aún más amplio sobre el derecho de la mujer por sobre su propio cuerpo.

El martes anterior, Constanza Santos salió del Banco Nación y se sentó en la plazoleta del mástil, en San Isidro, para amamantar a su bebé de ocho meses. Dos uniformadas de la Policía Local le dijeron que debía retirarse, que había una ley que prohibía amamantar en público y que de no obedecer iban a llevarla a la comisaría. El intento de hacer la denuncia fue un fracaso. Además de haber desatado un fuerte repudio, la viralización de lo sucedido en redes sociales, llevó a que el Intendente Gustavo Posse envié a ambas policías a un taller sobre lactancia. ¿El debate es tan escueto como para acabarse en la formación de dos efectivos policiales?

Tres de cada diez argentinos creen que se debería amamantar en ámbitos privados. Ese es uno de los resultados que arroja el informe de la Liga de La Leche Argentina. Dentro de nuestra sociedad, no fastidia la exposición de los pechos desde una perspectiva erótica, sexual donde el cuerpo de la mujer es convertido en un objeto de consumo abiertamente a través de los medios masivos de comunicación, pero sí lo hace desde la perspectiva del pecho desnudo como fuente de alimento y el cuerpo de la mujer, no visto desde el propósito del deseo sino de la maternidad.

Vivimos en épocas donde el cuerpo femenino es eje constante de debate público, desde el derecho al aborto libre, seguro y gratuito, pasando por la elección del parto doméstico, hasta la toma de posición sobre si las mujeres que deciden no amamantar son malas madres. Cuando salió a la luz que Florencia Kirchner eligió no amamantar a su hija como muchas mujeres deciden hacer, fue fuertemente criticada al respecto. La misma reacción recibió la Diputada Victoria Donda al amamantar a su bebé en el Congreso. Estamos en un momento donde la opinión pública se adueñó hasta de nuestra propia lactancia.

Luego de dos años consecutivos donde se moviliza bajo la consigna Ni Una Menos, queda mucho camino por andar en la lucha por los derechos de la mujer en nuestro país. Es fácil que el debate en cuestión de género se reduzca en un “vivas nos queremos” cuando es mucho más que eso, nos queremos empoderadas, libres, con plena decisión sobre nuestros cuerpos, amamantando en público o no haciéndolo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta