Momo Venegas y Macri: sin la marcha peronista

Momo Venegas y Macri: sin la marcha peronista

(VIDEO) A pesar del que la pantalla LED decia "El peronismo en Cambiemos" no se cantó la marcha: estaba prohibido, igual que los choripanes que fueron reemplazados con empanadas. Paradójico, un acto del día del trabajador con los que generaron desocupación y destruyen día a día la economía.

Compartir

A pesar del que la pantalla LED decia “El peronismo en Cambiemos” no se cantó la marcha: estaba prohibido, igual que los choripanes que fueron reemplazados con empanadas. Con un peronismo muy parecido (igualito) al de Carlos Saúl Ménem, se desarrolló en Ferro el acto macrista por el “Día del Trabajo” y no el Día Internacional de los Trabajadores, como denominó el propio presidente Mauricio Macri.

La liturgia desarrollada en Ferro era de esperar. El acto fue el único de los 6 que hubo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que reivindicó al gobierno nacional ¿Y la Vidal? Pegó el faltazo sin avisar, será que no quiere verse presionada por el minúsculo Partido FE en la provincia, que salvo el intendente de San Pedro y el 30% de Necochea no tiene representación ni inserción.

El presidente encabezó un encuentro de las 62 organizaciones peronistas y el Partido Fe, de Gerónimo “Momo” Venegas, su principal aliado sindical. Con un marcado tono de campaña, Macri anunció un plan que ya había sido informado para reconvertir programas del Ministerio de Trabajo en puestos, con beneficios para los empresarios. También citó al Perón que habla de la productividad para exigirle más esfuerzo a los trabajadores y tuvo una advertencia dirigida a la CGT: “No me voy a bancar a ninguno que me quiera llevar por delante. No estoy para proteger a ningún mafioso”, gritó, mientras lo aplaudía el “Momo” Venegas, quien se encuentra denunciado en diversas causas por discriminación sindical y por no combatir el trabajo informal.

El acto en el club Ferro tuvo toda la estética de campaña: papelitos de colores, globos y paraguas (verdes, del partido de Venegas), una pantalla LED gigante que decía “El peronismo en Cambiemos” y –para desgracia de los macristas– bombos y vuvuzelas. No obstante, según se comentaba, hubo algunas concesiones a pedido de Macri, que fueron puntillosamente negociadas desde Casa Rosada: a la multitud que los recibió se le prohibió cantarle la marcha peronista y no se repartieron choripanes, sino empanadas. Todo se cumplió en la medida de lo posible.

Macri llegó en helicóptero. Subió al escenario en camisa, como en la campaña, escoltado por sus ministros. El vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, uno de sus enlaces sindicales, fue de los más saludados. A su lado se plantó el de Trabajo, Jorge Triaca. Curiosamente, detrás quedaron la de Seguridad, Patricia Bullrich, y el de Modernización, Andrés Ibarra, encargados respectivamente de la represión de manifestaciones y despidos en el Estado.

Venegas, el anfitrión, los recibió cual próceres. “¡Viva el presidente Macri!”, gritó y la multitud lo acompañó. “Gracias Momo querido. Gracias por creer, gracias por convocarnos a este lugar”, le devolvió el cariño el Presidente, que probó suerte también con la muchedumbre, al recordar la campaña de 2015: “Se escuchaba fuerte-fuerte sí se puede”, lanzó Macri.

–Sí se puede, sí se puede –le respondió la multitud bien adoctrinada.

El discurso del Presidente tuvo fuerte tono de campaña y fue pensado en respuesta a la CGT y el paro general del 6 de abril. “Hoy 10 meses después el cambio comenzó. Vamos por el buen camino. El cambio va a incluir a todos”, les prometió. “Quiero compartir con ustedes lo que significa el trabajo. Nos hace ser quienes somos, Momo. Nos permite elegir. Nos permite sentir que hacemos un aporte al país que creemos. Vamos a crear trabajo para todos los argentinos”, aseguró el Presidente. Los bombos, ajenos al imaginario PRO, lo acompañaron para el clima

“No hay nada más importante que trabajar todos los días para crear trabajo. Cada decisión que tomamos fue para generar más trabajo: pagar a los acreedores, bajar la inflación”, aseguró Macri, intentando establecer un vínculo entre los fondos buitre y la creación de empleo.

Allí Macri aprovechó para hacer en único anuncio de esa noche que, en rigor, había sido ya dado a conocer por el ministro de Trabajo. “Pensamos con Jorge en algo que llamamos el Empalme. Un nombre medio raro. Le tendimos una mano a todos los que se quedaron sin trabajo. Pero esa mano lo pensamos como una transición”, afirmó.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta