“Yo no siento que estoy perseguida, soy perseguida”

“Yo no siento que estoy perseguida, soy perseguida”

La ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, que regresó el sábado a la noche a la Capital Federal, habló en el programa de Roberto Navarro. Pobreza, rol de la oposición, persecución judicial y política económica fueron los temas tratados en una entrevista que superó los 22 puntos de raiting.

Compartir
CFK
CFK ante una multitud que la emociona

“Yo no siento que estoy perseguida, soy perseguida, esto no es como la sensación térmica” aseguró Cristina Kirchner al ser consultada sobre las causas judiciales que llevan adelante dos jueces de Comodoro Py y propuso una auditoria de “toda la obra pública” para saber cuál fue el valor de los sobre precios y quiénes fueron los beneficiarios de lo que definió como un “negocio millonario”.

Por otra parte, sostuvo que se la acusa de negociados con contratistas que “no son los más importantes del país”, en referencia a Lázaro Báez, y por ese motivo sostuvo que “debe hacerse una auditoria de toda la obra pública porque no puede hablarse tan alegremente de los sobre precios”.

Ante la posibilidad de realizar una auditoría, la ex mandataria sentenció: “¿Cómo va a tomar el gobierno una auditoria si los contratistas son amigos de ellos?” y al ser consultada sobre el escándalo del ex secretario de obras públicas, José López, repitió que “fue una trompada en el estómago”.

Por otro lado, caracterizó a las medidas del gobierno de Mauricio Macri como “un ajuste brutal e innecesario. Ha habido una enorme transferencia de ingresos hacia los sectores más concentrados de la economía y se desfinanció al Estado con la quita de retenciones” concluyó CFK. A raíz de esto contó una anécdota en la que, cuando era presidenta, “Macri me dijo que si quería pasar a la historia debía quitar retenciones al campo. Ellos están convencidos de que este es el camino” contó.

“Yo no quiero que le vaya mal al gobierno porque no quiero que le vaya mal a la gente. A nadie quiere que le vaya mal. A los dirigentes nunca les va mal, siempre le termina yendo mal a la sociedad” reflexionó Cristina Kirchner, al mismo tiempo que se lamentó por el “monstruoso tarifazo que golpea a consumidores pero también a pequeños y medianos empresarios”.

“Estas políticas, de nuevo no tienen nada. Ya fueron aplicadas en el país y los resultados fueron malos” sentenció la ex presidenta y planteó que a la oposición le están faltando ideas alternativas que pueda persuadir a la gente y al gobierno de que “es el camino equivocado”.

Sobre su participación política en el futuro, Cristina Fernández de Kirchner planteó que “nadie debe esperar mesías ni salvadores. Lo que hay son construcciones colectivas que se van dando en determinados momentos. Nadie puede constituirse en vanguardia de nada. Es la sociedad la que debe empoderarse y hacer valer sus derechos”.

Por último, sostuvo que el gobierno que presidió dejó un país con altos grados de capitalización, sin deuda, con la recuperación de las AFJP, YPF y con paritarias que cerraban por encima de la inflación, en cambio “hoy los gremios cerraron todos muy por debajo de la inflación y lo que hay que hacer es incentivar el consumo”.

“A mí me interesa hablar con la gente, palpar la temperatura de la calle. Veo a la gente triste. Hay una percepción de que las cosas no están funcionando bien y eso me pone triste. Pusimos mucho en estos doce años. No pensé que el deterioro fuera tan rápido” se lamentó CFK.

“Se puede cambiar y se pueden hacer las cosas. ¿Por qué no pensar que Cambiemos puede cambiar?” lanzó optimista Cristina Fernández de Kirchner.

No hay comentarios

Dejar una respuesta