Persecusión y una ley injusta: el caso de Pitu Salvatierra

Persecusión y una ley injusta: el caso de Pitu Salvatierra

Mientras se debate en el congreso y la tv el uso del cannabis medicinal nuestro compañero Pitu Salvatiera es detenido y criminalizado por 9 gr. de mariguana y 3 gr. de cocaína para uso personal.

Compartir
Libertad a Pitu Salvatierra
Libertad a Pitu Salvatierra

Por Maximiliano Yunes, Presidente Asociación Cannabicultores Necochea-Quequén

El Pitu es un militante social de la zona sur porteña que junto a su agrupación política “La Jauretche”(que fundó en 2010)  coordina el Salón de Usos Múltiples, un espacio en el que funciona un comedor, un vacunatorio y una salita médica. Se da apoyo escolar y hay talleres de formación profesional y actividades culturales para todos los vecinos. Con 35 años, es responsable político del “Frente de Villas Padre Mugica”, que integra a todas las organizaciones políticas villeras de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde el 21 de junio Pitu está detenido, acusado de “tenencia simple”. El juez Claudio Bonadio negó la excarcelación que pidió su defensa. Según el artículo 14 de la Ley 23.737, el delito por el que lo imputaron es excarcelable. Es decir, que el juez contradijo el Código Penal al insistir que siga tras las rejas. El militante intentó recuperarse en varias oportunidades. Se trató en la SEDRONAR y, en 2013, buscó ayuda en la ex CENARESO por consumo problemático de sustancias psicoactivas. Estuvo bajo tratamiento psicológico debido a sus recaídas. Aún teniendo conocimiento de su condición, la justicia lo trata como un criminal. El artículo 4 de la Ley 26.657 de Salud Mental explicita que las adicciones, como la de Pitu, deben ser abordadas como parte integral de las políticas de salud mental. Las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales, tienen todos los derechos y garantías en su relación con los servicios de salud.

La semana pasada Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, la agrupación H.I.J.O.S, entre otros organismos  de DDHH, denunciaron a través de un documento la persecución política del dirigente villero y exigieron su “pronta liberación”.
Incluso recordaron que “la privación arbitraria de su libertad es perjudicial para el tratamiento a su adicción”.

Se sabe que la actual ley de drogas 23.737 persigue y criminaliza a consumidores mientras favorece y fomenta el narcotráfico. Una ley que le calza justo a estos personajes para criminalizar y perseguir a los sectores más vulnerables y con más carencia de la sociedad.

La lucha contra el narcotráfico, la llamada guerra contra las drogas,  es solo una excusa mas para controlar los movimientos sociales.

 

LA CARTA QUE ESCRIBIÓ PITU DESDE EL PENAL DE EZEIZA

Nací el 27 de Marzo de 1980, soy hijo de Rosa Ibañez y Carlos Salvatierra. Desde que tengo uso de razón, mi vida no fue fácil, no recuerdo haber pasado un cumpleaños con mi papá en libertad. De muy chico me quedé en la calle con mis hermanitos y mi mamá, a quien le debo todo. Dormimos en plazas y veredas. A mis 12 años llegamos a Ciudad Oculta en donde encontramos la solidaridad de Marcelo Araya que nos permitió dormir en el comedor comunitario que él tenía y a mi mamá trabajar ahí.

Caminando los pasillos, en pleno apogeo del menemismo, momento en que para muchos no había escuelas, ni trabajo, ni futuro, conocí las drogas. Si bien teníamos para comer, faltaba todo lo demás, hasta los guardapolvos para ir a la escuela. A los 15 años tomé la peor decisión de mi vida, entre el mundo de la delincuencia, en el que hice muchísimas cosas malas, gracias a DIOS nunca le quite la vida a nadie, hasta que en el año 2001 terminé PRESO. Me condenaron a 7 años de prisión por mis delitos. Los años fueron muy duros, HÉCTOR tenía 7 años e IVAN 1 año cuando fui preso en el 2001. Y la historia se repitió, Héctor e Iván, al igual que yo, se criaron sin su papá.

En el año 2008 recuperé mi libertad, cuando salí busqué 6 meses trabajo, pero por los antecedentes nadie me quería tomar. Mi esposa DEBORA, quien fue mi primer novia y la mujer que quiero tener al lado cuando terminen mis días en esta tierra (y más allá Débora, como dice el Indio, “Te voy a buscar, te voy a encontrar”), mantenía el hogar trabajando en casas de familia. Todos me cerraban las puertas, pero justo el día en el cual ya no sabía más que hacer, la Fundación Madres de Plaza de Mayo, que estaba construyendo viviendas en mi barrio, me dio trabajo.

Cuando estuve preso terminé la secundaria, pero también leí mucho de política. Por esto creo que cuando tuve trabajo en Madres empecé también a militar. También porque vengo de una familia PERONISTA. Empezamos sumando compañero por compañero en el barrio y en 2010 llego el conflicto del Parque Indoamericano. Después empezamos a armar el Frente de villas en La Cámpora y luego el Movimiento Villero Padre Múgica que integran muchas organizaciones. Hicimos centros de formación en oficios, abrimos espacios de apoyo escolar y asesoramiento jurídico, construimos o arreglamos cloacas, calles, viviendas, plazas, canchas, etc en jornadas solidarias. Estuvimos cuando el pueblo nos necesitaba, como cuando se inundó La Plata. Los últimos 8 años milité ¿y qué es eso? Ver la necesidad del otro y hacer algo al respecto.

Sin embargo, la adicción me seguía persiguiendo. Hasta que una mañana después de fumar toda la madrugada, KIARA, mi hija menor, esa que una noche oscura soñé con sus rulitos antes de que naciera, se despertó primero y no pude hacer más que ponerme a llorar de rodillas y pedirle perdón. Débora vio la escena y me dijo “si nos amas amate vos y hagamos algo para curarte”. Esa fue la primera vez que busqué ayuda. Fui al CENARESO y también al SEDRONAR, pero volvía a caer. Después por suerte conocí a Lili, psicóloga y ricotera, como yo. Comencé un tratamiento con ella y de a poco fui cambiando los hábitos. Pero a partir de este año, al igual que a millones de argentinos, las cosas se nos pusieron más duras. Mi esposa y mi hijo perdieron sus trabajos y mucho de lo que habíamos construido en las villas con mucho amor fue desmantelado. Ya había problemas económicos y me empecé a descuidar el tratamiento, a ir cada vez menos a lo de Lili. El monstruo volvió.

Un patrullero me detuvo, a metros de mi casa, la madrugada del 21 de junio, y me llevó a la Comisaria 48 por tener drogas en mi auto. Por supuesto ya sabían quién era yo y al llegar a la comisaría me hicieron saber que estaba hasta las manos porque el juzgado de turno era el de Bonadio. “Y ahora que te salve Cristina KK” me dijeron. Después de 12 hs, cuando quisieron pegarme me trague parte de una cuchara por lo que termine en el hospital. A mí me encontraron 9 gramos de marihuana y 3 de cocaína, lo que tenía era para usar en esas horas de la noche. Sin embargo, el viernes el juez me negó la excarcelación y me trajo, después de 8 años, otra vez a la Unidad Nº 1 de Ezeiza.

La verdad tengo mucho miedo. No entiendo qué hago en el mismo lugar donde están los que violaron, mataron o robaron. Tengo mucha tristeza porque el próximo 29 de junio, Kiara cumple 6 años y no voy a poder estar una vez más en el cumpleaños de uno de mis hijos. ¿Porque después de haber cambiado toda mi vida termino preso como si fuera el 2001 de vuelta? Este lugar en que estoy no es apto para hacer mi tratamiento. Sólo pido que me dejen seguir luchando contra mi adicción, que me dejen volver con mi familia para seguir trabajando por ellos, que me dejen volver con mis compañeros a seguir luchando para que las villas sean urbanizadas ¿O no será que ese es el verdadero problema?

Tengo trabajo estable, una familia constituida, estoy dispuesto a poner todas mis fuerzas en mi tratamiento, tengo gente que me quiere ayudar. Ser adicto es una enfermedad, no un delito.

ALEJANDRO PITU SALVATIERRA

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta